Wilce Nieves, De Los Llanos Venezolanos A La Costa Francesa

Nieves encontró su camino de Venezuela a Francia (Crédito: Le Baseblog)

Hay un dicho — un old adage, como dicen en inglés — que se usa a menudo en Cuba, Venezuela y otros países del Caribe donde la gente está loca por el béisbol: La pelota es redonda pero viene en caja cuadrada.

Lo que significa es que en el béisbol puede pasar cualquier cosa: un jonrón con dos outs; un error costo; un rally en la novena entrada. El resultado nunca está garantizado. Espere lo inesperado, en otras palabras.

Pero no es solo en el campo que las cosas toman giros y vueltas impredecibles. La carrera de los jugadores también puede estar llena de sorpresas, sobre todo si una nueva oportunidad supone un cambio no solo de ciudad, sino de país, continente, idioma…

Eso fue precisamente lo que le pasó el año pasado al lanzador Wilce Nieves, la persona, por cierto, que me enseñó esa frase interesante sobre “la pelota redonda.” Desde su Venezuela natal, el diestro de 29 años abordó un avión y se dirigió a La Rochelle, en la costa francesa.

Fue un acto de fe, pero uno que pagó dividendos para todas las partes involucradas. Y en las próximas semanas, Nieves volverá a hacer el viaje, para deleite de sus entrenadores y compañeros de equipo de los Boucaniers, que terminaron sextos la temporada pasada en la liga D1 de 11 equipos de Francia.


Nieves, segundo desde la izquierda, con sus compañeros en Venezuela

“El objetivo es ganar, y regalarle un campeonato más a La Rochelle,” dice. “Eso es el objectivo. Era el objectivo [el año pasado] también. No se logró. Pero el trabajo en equipo se ha logrado y se ve que es un grupo que puede ser algo más.”

Firmado a los 17

Nieves es oriunda de la ciudad de San Fernando de Apure, en el interior de Venezuela – “tierra llanera,” explica. Y fue allí donde se puso por primera vez un guante de béisbol y donde — en su adolescencia y guiado por un primo — logró ingresar a una academia de béisbol en la ciudad de Maracaibo.

“Tenían la impresión de que yo pudiera hacer algo más,” Nieves dice de las entrenadoras que dirigieron la academia.

Y tenían razón, porque en 2009, con 17 años, el joven pelotero llamó la atención de los cazatalentos de las Grandes Ligas y le ofrecieron la oportunidad de firmar un contrato profesional con los White Sox de Chicago.

“Lo recuerdo bien,” dice Nieves. “No el día que firmé como tal, sino el día cuando me dijeron que me iban a firmar. Empezó como un día normal para mi, de entrenamiento. El escout me vió me dijo que quería verme lanzar un bullpen, y al final del día se comunicó con mi agente y dijeron que habían decidido que me querían firmar.”

El diestro lideró a los Boucaniers en 2021 con 96 ponches (Crédito: Le Baseblog)

Ese había sido el objetivo del adolescente, lo que había trabajado tan duro para lograr. Y, sin embargo, el fichaje le cogió por sorpresa.

“Fue emocionate. De verdad. Llamé a mi mamá y papa,” Nieves recuerda. “‘Felicidades, hijo,’ me decían. ‘Lograste tu objetivo. Y de aqui para adelante, como decimos en mi tierra llanera, de aqui pa’lante el monte es oregano.’”

Esa fue otra expresión que me enseñó el lanzador de La Rochelle: De aqui pa’lante el monte es oregano. Quiere decir que la parte más difícil está hecha; que desde aquí puedes simplemente disfrutar del viaje.

Leones y Tigres

En realidad, las pruebas y tribulaciones del joven prospecto recién comenzaban. Con los White Sox, Nieves viajó a República Dominicana, donde en tres temporadas de rookie ball registró un récord de 12-10 pero no logró avanzar al siguiente nivel.

Es decir que nunca tuvo la oportunidad de jugar en las ligas menores de los Estados Unidos, y en 2012, el prospecto fue cortado de la organización. Los Rays de Tampa Bay lo firmaron a continuación, lo que le permitió al lanzador jugar una temporada más en el nivel de novato, esta vez en Venezuela, pero en 2013 también decidieron dejarlo ir.

Eso es lo que pasa con el béisbol profesional. Es despiadado. La competencia es grosera. Sin embargo, Nieves no quería rendirse y siguió trabajando duro. Lanzó en la Liga Nacional Bolivariana, una liga venezolana para jugadores no afiliados, y también en la liga profesional del país, la LVBP, compitiendo con varios equipos diferentes, incluidos los Leones del Caracas, donde el as de los Rouen Huskies, Yoimer Camacho. protagonizó esta última temporada.

Nieves brilló en el torneo Challenge de France (Crédito: Le Baseblog)

Eventualmente, esas oportunidades también se agotaron, y en 2020, después de haber pasado un año sin jugar, Nieves comenzó a preguntarse si tal vez podría encontrar un equipo para unirse en Europa. Fue entonces cuando recibió un mensaje del lanzador de La Rochelle Rayner Oliveres, ex prospecto de los Kansas City Royals que había jugado con Nieves en el equipo Caribes de Anzoátegui en la LVPB.

“Cuando Rayner me preguntó si estaría interesado en ir a jugar, yo dije que sí. Que sí! Porque era lo que quería,” Nieves explica. “Yo pensaba en algún momento que quería ir para Europa — qualquier lado. España, Italia, Francia… Quería venir.”

De vuelta con los Boucaniers

Pero ese plan también vino con un serio bache en el camino: la pandemia de COVID, que paralizó repentinamente a gran parte del mundo y finalmente llevó al organismo rector del béisbol francés, la FFBS, a cancelar la temporada 2020 por completo.

De repente, el béisbol no era la prioridad. “Por una parte sentí como tristeza, porque quería jugar. Ya tenía un año sin jugar. Pero ya después, me di cuenta que era algo realmente grave, algo mundial,” dice. “De allí seguí con el objectivo de mantenerme sano, de estar con mi família. Estaba con mi papa y mi mama. Estaba preocupado también mor mis hermanos, que están en Perú. Afortunadamente estamos todos sanos, gracias a Díos.”

El venezolano tuvo cuatro hits en la temporada (Crédito: Le Baseblog)

Los Boucaniers le hicieron saber a Nieves que la oferta para jugar en Francia todavía estaría allí para la temporada 2021 y, a principios del verano pasado, el venezolano finalmente hizo el viaje. Era su primera vez en Europa y la experiencia estuvo a la altura de sus expectativas.

El nivel de juego en el D1 fue quizás un poco mejor de lo que esperaba. Nieves ganó algunas y perdió algunas, terminando con un récord de 6-5, una efectividad de 3.41 y 96 ponches, la mejor marca del equipo. También tuvo la oportunidad de entrar en la caja de bateo varias veces, bateando cuatro de nueve (.444) con dos carreras impulsadas y una carrera anotada.

Nieves se unió, dice, con sus compañeros de equipo, a pesar de la barrera del idioma con los jugadores franceses y estadounidenses. “El béisbol es universal, así que aunque sea solo con gestos, uno termina entendiéndose,” explica.

No es de extrañar entonces que el talentoso lanzador esté encantado de regresar a los Boucaniers para la temporada 2022.

“He disfrutado mucho,” dice de su debut en D1. “He disfrutado cada juego, cada inning que he lanzado. Disfrutando también la ciudad, porque La Rochelle? Maravilloso. De día. De noche. La Rochelle es otro nivel.”

-Benjamin Witte

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s